miércoles, 17 de febrero de 2016

¿A qué Dô aspiras?

Poco a poco voy abriendo melones que prometí abordar hace ya algún tiempo. Dicho de otro modo, las reflexiones que comparto con vosotros proceden de aquí, así que si os apetece quizás sería buena idea echarle un vistazo antes de empezar. Dicho esto, vayamos al grano: dicen que todos los caminos llevan a Roma, pero ¿de verdad es eso cierto en budô? y con esto intento reflexionar sobre si con todas las orientaciones se obtienen los mismos resultados.

La respuesta se me antoja obvia: no, ni todos los caminos conducen a Roma ni todas las orientaciones llevan al mismo destino final. Intentaré desgranar un poco más el tema, aunque os adelanto que a mi juicio, la clave de todo este embrollo radica en dos puntos: el primero es si tu orientación te lleva a donde tú quieres ir y el segundo es si eres sincero con tus objetivos.
Como culturilla general os aclaro que en nuestro medio solemos distinguir, por herencia de nuestros referentes, dos tipos de budô: aquellos centrados en el cultivo de la técnica y el fortalecimiento del cuerpo -haku no budo (魄の武道)- , y aquellos más centrados en aspectos más, permitidme la licencia, "espirituales" -kon no budo (魂の武道).
Como comentaba con anterioridad, a mi juicio el primer punto clave reside precisamente en esta distinción y, por tanto, la pregunta que uno mismo debería plantearse y responderse es qué orientación le pretende dar uno a su práctica. Sin duda el hecho de saber hacia dónde quieres ir sienta las bases para llegar allí y, al contrario, si caminas sin un destino claro lo más normal es que acabes perdido.
Mi impresión es que no mucha gente es consciente de esta diferenciación. Comento esto porque de tanto oírlo, uno se acostumbra a escuchar cosas como que para defenderte eficazmente, debes entrenar seriamente centrado en ese objetivo y que si esto no lo tienes claro, no puedes pretender la consecución de tu meta. Vaya por delante que a mi me parece un argumento absolutamente lógico. Si tienes un objetivo y no lo afrontas con dedicación es difícil que lo consigas. Lo que realmente no entiendo es por qué muchos de los que se sitúan en el lado de la eficacia desprecian manifiestamente que la gente tenga otras aspiraciones, y mi desconcierto aumenta  cuando postulan que a través de de su método, que no incluye la búsqueda de otro objetivo que no sea el meramente marcial, se consigue el tan ansiado satori. Por otra parte tampoco entiendo muy bien a los que hacen exactamente lo mismo pero desde el otro lado. Es decir, aquellos que desprecian a los que no comparten su orientación y plantean como beneficio velado de su método la eficacia marcial. Imagino que en ambos casos se trata de una afirmación que confirma lo acertado de la elección que uno ha hecho.
Imagino que se podrá adivinar mi posicionamiento particular al respecto. Aunque respeto todos los puntos de vista y huyo de las clasificaciones, los que hayáis leído algo de este blog sabréis que para mi, el tema de la defensa personal en aikidô es algo muy secundario, y que además justifica en muchas ocasiones actitudes que personalmente considero absurdas. Por si esto fuera poco, soy de los que piensa que la eficacia y la iluminación seguramente sean fines contrapuestos que no se puedan abordar con los mismos métodos y no se me ocurre otra manera mejor de expresarlo que la que usó San Mateo cuando, salvando las distancias, escribió aquello de que "Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas". Por último, si le habéis echado un vistazo a la entrada que os recomendaba al inicio podréis advertir que lo que más me preocupa es el papel del aikidô en el desarrollo de la persona.
Queda otro punto que abordar, digamos que más breve pero no por ello más fácil de traducir en hechos. Supongamos que uno ya sabe mentalmente dónde se sitúa, bien en el lado haku o bien en el lado kon. Ahora queda la ardua tarea de ser sincero con uno mismo y con los demás (sobre todo si lideras un grupo) y actuar en consecuencia según tu elección.
Todo lo dicho se puede matizar mucho, pero creo que como reflexión inicial podría ser aceptable, ¿qué opináis vosotros?

9 comentarios:

  1. Objetivo, cada cual tendrá el suyo. Creo que en la pacífica sociedad moderna la pura eficiencia de combate no tiene tanto sentido para la mayoría. Los mismos policías tienen como prioridad desescalar la violencia y hacer el mínimo daño posible.

    Por supuesto, la coherencia con los objetivos de uno es una virtud rara. Al menos en mi.

    Contaba Italo Calvino que, mientras le preparaban la copa de cicuta, Sócrates practicaba una melodía en la flauta. "¿De qué te servirá?" le preguntaron. Sócrates respondió: "Al menos aprenderé esta melodía antes de morir". Mi motivo es parecido. Me gusta, me hace feliz hacerlo un poco mejor, aprender un poco más.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dojo Mushin,
    Muchas gracias por tu texto, con el que estoy muy de acuerdo. Me gustaria sin embargo hacerte una pergunta: No te parece que "haku no budo" pueda ser un paso apenas en hacia "kon no Budo"? O, dicho de otra manera, es que "kon no Budo" es posible sin que al menos pases por "haku no budo"?
    Pienso que fue Jung que dicho algo como que uno no va a ganar nadie con el estudio de los símbolos si uno no está bien arraigado en la tierra (no lo escribo entre comillas, pues la cita no la tengo de memoria). Quizas, esa idea traduce bien lo que intento decir.
    Si mi suposición es correcta, uno de los dos caminos no seria necesariamente exclusivo del otro. Verdad que siempre habrá gente que intente elegir uno o otro desde el comienzo de la pratica (lo que a mi me suena un poco raro...) pero, como lo veo, es que los dos no tienen que ser totalmente incompatibles.
    João Tinoco
    (Por favor perdonen mi malo español...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joao:
      Creo entender lo que dices, pero no estoy muy de acuerdo. Yo creo que mucha gente hace aikido (u otros budos) para pasar el rato, para mi esos no cuentan. Luego están los que se lo toman como algo serio. Dentro de estos últimos, si uno quiere progresar verdaderamente hacia el objetivo que desee, en algún momento tendrá que decidir cuál es. Mientras no lo haga, seguirá en la indefinición pensando que avanza hacia todo cuando realmente no lo hace.
      Por otra parte, obviamente ambos caminos están relacionados a veces uno empieza en un lado y termina en otro. De hecho puedes revisar la biografía de muchos maestros y observar que hacían cuando eran jóvenes y lo que hacían luego cuando fueron más mayores.
      De todas maneras, esto es tan sólo mi opinión y cabe la posibilidad de que esté totalmente equivocado ;)
      Muchas gracias por comentar la entrada, nos vemos pronto :)

      Eliminar
  3. Hola Dojo Mushin,
    Muchas gracias por tu texto, con el que estoy muy de acuerdo. Me gustaria sin embargo hacerte una pergunta: No te parece que "haku no budo" pueda ser un paso apenas en hacia "kon no Budo"? O, dicho de otra manera, es que "kon no Budo" es posible sin que al menos pases por "haku no budo"?
    Pienso que fue Jung que dicho algo como que uno no va a ganar nadie con el estudio de los símbolos si uno no está bien arraigado en la tierra (no lo escribo entre comillas, pues la cita no la tengo de memoria). Quizas, esa idea traduce bien lo que intento decir.
    Si mi suposición es correcta, uno de los dos caminos no seria necesariamente exclusivo del otro. Verdad que siempre habrá gente que intente elegir uno o otro desde el comienzo de la pratica (lo que a mi me suena un poco raro...) pero, como lo veo, es que los dos no tienen que ser totalmente incompatibles.
    João Tinoco
    (Por favor perdonen mi malo español...)

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante. Mi opinión es que esas dos vertientes, aunque separadas, suelen cruzarse en más de un punto. También creo que esa es una decisión que uno ha de tomar cuando ya lleva unos años practicando. Como criaturas visuales que somos, el haku no budo es algo que se ve, si es efectivo o no, es evaluable; sin embargo, el kon no budo es mucho más difícil que ver y experimentar. no quiero decir con esto que uno es el camino fácil y el otro el difícil, aunque lo piense, pero sí que puedo decir que el kon no budo tiene mucho más recorrido que el haku no budo.
    En cuanto a ser sincero con uno mismo, eso se lleva en la forma de ser y es una faceta que difícilmente se puede aplicar en el aikido si previamente no lo estás haciendo en tu vida.
    Un abrazo a todos. Os echo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación, uncaféconleire. Nosotros también te echamos de menos ;) Un abrazo

      Eliminar
  5. Un tema endiabladamente complicado este de de los caminos Haku y Kon. ¿Dónde está la línea que separa ambos caminos, si es que existe? A mi entender, en el Aikido, al ser un arte marcial, la técnica es la base fundamental sobre la que se construye el edificio. Cuando hablamos de técnica todos pensamos en la parte más visible de la misma, es decir la parte física (omote?), aunque esta no tiene por qué ser la única. Existe otra parte menos aparente, menos visible (ura?), compuesta por otros elementos como puedan ser la respiración o la visualización, entre otros, pero, ¿es que esto no forma parte de la técnica? Dependiendo de la respuesta igual podemos empezar a ubicarnos a un lado o a otro del camino ya que habrá quien menosprecie una parte y habrá quien haga lo propio con la otra. En cualquier caso, tal vez sea el espiritu Ai-Nuke un elemento importante en toda esta cuestión, básicamente porque si practicamos con espiritu Ai-Uchi dificilmente podremos trabajar la parte menos física del Aikido.
    En fin, espero no haber soltado muchas tonterías... :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge:
      Muchas gracias por tu participación. Planteas muchas preguntas que uno mismo debería hacerse de vez en cuando (o no, cada uno es libre). Únicamente haría una puntualización a lo que comentas, yo pienso (y por eso es mi opinión, que sí que hay una línea que separa ambas alternativas, otra cosa es que sea más o menos fácil de ver.
      Coincido contigo en una cosa que no queda clara en la entrada, y es que la elección, sea cual sea, no tiene nada que ver con la intensidad de la práctica.
      Saludos :)

      Eliminar

Si piensas que tienes algo que decir al respecto no dudes en usar los comentarios. Tu opinión, siempre que sea respetuosa, es bienvenida.