lunes, 17 de diciembre de 2012

¡¡¡¡Malditos exámenes!!!!

La gente me mira raro (más de lo normal) cuando comento que, en nuestro grupo, los exámenes no son para mi sino para los que se examinan. No suelen entender esta afirmación supongo que porque no se ajusta a ninguna de las utilidades preestablecidas de los exámenes. Antes de proseguir quizás sería conveniente que echáramos la vista atrás y revisáramos algunas cosas que hemos dicho ya sobre ellos: alea jacta est y jita kyohei.

La R.A.E. define muy bien lo que se entiende comúnmente por examen. En lo que a nosotros se refiere no hay nada que se ajuste perfectamente bien a lo que tengo en mente, pero quizás lo más aproximado sea la prueba que se hace para comprobar o demostrar el aprovechamiento en los estudios.
Quizás estaría bien comenzar definiendo los objetivos por los que creo que es positivo dedicarle cierto tiempo a preparar y realizar los susodichos "exámenes":
  1. Mejorar. No conozco a mucha gente que desee hacer las cosas mal a sabiendas y por tanto lo normal es que durante este tiempo de preparación las personas normales incrementen su interés por la práctica. No obstante es necesario aclarar que la mejora en general es poco notoria y menos aún si lo que se hace habitualmente carece de fundamento. De hecho esta es una de las razones por las que cada vez dejo menos tiempo de preparación. 
  2. Saber lo que no se sabe. Esto que parece una paradoja es otro punto importante. El hecho de verse obligado a revisar sistemáticamente un programa permite, sobre todo si se hace de manera crítica, saber qué es lo que uno desconoce. Al principio suelen ser sobre todo temas de nomenclatura y luego suelen ser más problemas técnicos. Está claro que este punto tiene mucho que ver con el anterior, pero lo pongo separado del mismo porque me parece clave el saber qué cosas hay que apuntalar para que no se caiga la casa. 
  3. Acostumbrarse a la etiqueta de un "examen de verdad". Aunque puede parecer un objetivo frívolo os puedo asegurar, después de lo que han visto estos ojos, que no lo es en absoluto. 
  4. Las dos entradas que he enlazado más arriba cubren la mayoría de los beneficios restantes: como pueden ser la colaboración entre compañeros, la complicidad que se traba entre miembros de una misma cohorte, el papel de los profesores, ...
También tengo claro que tienen cosas malas. Las principales desde mi perspectiva son:
  1. No se examina de lo más relevante.
  2. Hay personas que se ponen nerviosas y lo pasan mal.
  3. Hay personas que estiman en demasía los grados que se proporcionan al pasar un examen.
Empezaré diciendo que la primera pega es la más importante y por ello la dejaré para el final. En lo referente a los otros dos puntos os diré que, por una parte, entiendo perfectamente que los exámenes supongan un estrés, sobre todo por lo que decía de no querer hacer las cosas mal a propósito. De todos modos, también entiendo que parte de las ventajas de vivir un Do es ir superando muchas de las cosas que uno no le gustan o le dan miedo (los ukemi, el tanto, el bokken, el jo, futari dori, ...) y esta es una más. Con respecto al último punto pienso que en general en nuestro grupo y en nuestra asociación esto no es un problema, no obstante para evitar el riesgo he optado por no poner notas ni dar ningún grado.
Bien, hemos llegado a la encrucijada más importante. Debo decir que en parte estoy de acuerdo con los que argumentan que el aikido es algo personal y que nadie puede examinarte de ciertas cosas. Tanto es así que respeto profundamente a las personas que demuestran su desapego hacia lo material pasando de los grados, de los reconocimientos y, por ende, de los exámenes.
De todos modos, y en lo que se refiere a nuestro grupo, no veo razones poderosas para que alguien no participe de esta fiesta (que lo es). A mi juicio los beneficios superan ampliamente las pegas. No obstante, si hay alguien que considere que estoy equivocado sabéis que estoy abierto al debate.
Bueno, como conclusión os diré que para mi el tema de los exámenes que hacemos en el grupo suele tener un valor anecdótico para los que tienen bien orientada su práctica. Lo que sí que tiene importancia y para mi supone el examen más importante es acudir cada día a la clase (ser perseverante), el aprovechamiento que se hace del tiempo durante la misma (la motivación) y la actitud hacia los compañeros, el grupo y el propio Do que se practica (compromiso).
He intentado explicar por qué para mi lo que hacemos no son exámenes al uso. Si queréis podemos usar el término de "preparatorios", igual así no hay que ponerse tan nervioso. Sirvan las reflexiones que os hago como aperitivo de lo que nos sobreviene esta semana. Seguro que les veis algunas ventajas y pegas más, pero como ya sabéis las vías para exponerlas y enriquecer esta entrada ...

3 comentarios:

  1. Yo he estado en varios dojos, y creo que la mejor forma de plantear los exámenes es como se plantea aquí. Cuando es el examinador el que evalúa para poner notas o asignar grados, digamos que el peso recae sobre el examinador. Cuando no hay evaluación numérica creo que el alumno se fija más en sí mismo, ya que el examinador es un "observador" que no va a poner nota a lo que hagas. Así eres tú el que te pones nota a tí mismo.

    Obviamente, esto no es aplicable al 100% de los casos. Hay gente que al no tener nota, no se esfuerza porque lo que busca es la nota, el cinturón de color, en definitiva, lo que se ve.
    Yo tengo más presión por ser yo mi evaluador que por que me evalúen otros. Pero esto es mi caso...

    ResponderEliminar
  2. Hola, en mi caso os diré que lo que mas me preocupo cuando me examinè fue el hecho de "dejar bien a mi maestro" delante de todos y si, tienes mucha razon en eso del que el mas critico es uno mismo.

    Un saludo y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación.
      Igual a alguien le puede parecer que no, pero personalmente pienso que cuando alguien se examina lo hace para él mismo, pero sin perder de vista que también es la imagen de un grupo o un dojo. Así que me parece perfectamente comprensible tu preocupación.
      Saludos.
      F

      Eliminar

Si piensas que tienes algo que decir al respecto no dudes en usar los comentarios. Tu opinión, siempre que sea respetuosa, es bienvenida.