martes, 17 de marzo de 2009

Jita kyoei

 Artículo escrito por Fernando Gómez.

Éste es uno de los principios en los que se asentaba la filosofía del judo de Jigoro Kano. Consiste en el perfeccionamiento de uno mismo y la mutua prosperidad. Para conocer el porqué hablo de esto tendréis que leer en el artículo completo.

Como bien recordáis, el año pasado por estas fechas Tomás escribió un artículo sobre los exámenes y su utilidad. No voy a volver a enrollarme sobre lo positivo y lo negativo de los exámenes  Tan solo quiero comentaros mi impresión sobre lo que vi el viernes pasado.
En lineas generales puedo deciros que estoy muy satisfecho con lo que presencié. Mi opinión es que todo el mundo ha mejorado desde el año pasado o desde que comenzó. Pero no es sólo este hecho el que me produce esta sensación sino que, salvo alguna excepción que no merece mención, el ver cómo os habéis preparado durante estas tres semanas y como colaborabais unos con otros es lo que más me ha gustado. Pese a esto tengo que confesar que estas tres semanas se me han hecho un poco largas ya que me gusta más el ritmo habitual de trabajo.
Es esta visión de colaboración entre vosotros junto con los evidentes resultados de mejora los que me han hecho titular este articulillo de la manera que lo he hecho. Como he comentado en la introducción, Jita Kyoei es el principio del perfeccionamiento de uno mismo y la mutua prosperidad, es decir, centrarse en la mejora propia y que esa mejora se refleje sobre el conjunto. Este principio no sólo debería verse ante la inminente venida de los exámenes, sino que se puede (y debe) aplicar a la práctica habitual. Vamos, que os estoy instando a que trasladéis la intensidad y concentración que habéis puesto estos días al resto del año.
Otra faceta a la que se podría trasladar este principio es la de la relación entre uke y tori. Si bien la parte de tori es la parte visible y no necesita mucha atención pues es evidente, no ocurre lo mismo con la parte de uke. Como os he dicho en algunas ocasiones el papel de uke es importante, tanto que en muchas escuelas el papel lo realizaba el maestro o los alumnos más veteranos. En pocas palabras el trabajo de uke se resume en dar una buena materia prima para tori (esto es, un buen agarre o un buen golpe ajustado a las posibilidades de tori y uke) y en aceptar (que es distinto de rechazar) de manera sincera la respuesta de tori. En algunos trabajos específicos es interesante reconocer una buena respuesta de tori y en caso que no lo sea hacérselo saber de alguna manera. A muchos de vosotros esto que os estoy comentando os debería hacer que os replanteárais la forma en la que seleccionáis las personas con las que practicáis en clase.
Volviendo al tema de los exámenes, os digo que soy consciente que a muchos no les gustan. Por contra también sé que a muchos les ha estimulado más el tener que examinarse que la práctica habitual. Como en todo hay que buscar el equilibrio y, en mi opinión, hacer esto una vez al año está más que bien. Para los que no os gusta os veis obligados a hacer un único esfuerzo en este sentido y para los que desearíais más os obliga a encontrar sentido a la práctica habitual, ya que es mal hábito depender de estímulos ajenos para progresar. Dicho con otras palabras, si necesitáis que alguien ajeno os obligue a aprender vais por mal camino, ya que esto no funciona así.
Por otra parte también sabéis que no soy partidario de dividir las clases por niveles, esta es una de las razones por las que no damos grados tras los exámenes, y sin embargo para la preparación lo hemos hecho. Como no quiero que ocurra lo que voy a mencionar, lo expreso claramente para que no haya equívocos. No me gustan la falsa idea de jerarquía dentro del grupo. Es decir, uno puede tener la tentación de pensar que por el hecho de llevar cierto tiempo de práctica (y por tanto tener un examen más complejo) es más que todos los que llevan menos tiempo. Eso no es así en ningún caso, todas las personas merecen el mismo respeto y la misma atención independientemente de su nivel técnico. En mi opinión el grupo se debe conformar de otra manera. Está claro que hay gente que lleva más tiempo que otra y gente que sabe más. El que exista un ambiente colaborativo (¿os suena de algo jita kyoei?), es decir, el que más sabe ayuda al que menos sabe a aprender por sí mismo hace que todo se coloque como debe ser de manera natural, sin necesidad de grados externos (como puedan ser los kyu, los dan o los años de experiencia). Es decir, cada uno es valorado por su forma de ser y por lo que aporta al grupo.
El que opine que se nota que el trabajo que se va haciendo tiene sus frutos no quiere decir que no viera algunas cosas que no me gustaron. No me extenderé por no empañar la buena impresión general, pero debéis recordar que dentro de un dojo no es de buena educación hablar en exceso, tumbarse, apoyarse en la pared,... Un buen símil sobre el comportamiento dentro de un dojo es que uno debería portarse como lo hace en una casa ajena. Comprendo que es difícil y cansado estar dos horas parado viendo gente examinarse, pero debéis entender que no se puede hacer de otra manera y que siempre se puede aprender viendo a otras personas practicar.
En resumidas cuentas, estoy muy contento con lo que vi el viernes y aunque, para variar, me quedo con la sensación de no haber expresado bien todo lo que tengo dentro de la mollera. Puede ser que otro día me anime y os hable de otro de los principios del judo de Jigoro Kano: seiryoku zenyo, que, al igual que éste que titulaba el artículo, es perfectamente aplicable al aikido.
Un abrazo a todos y enhorabuena por vuestro trabajo.

6 comentarios:

  1. Muy buen artículo Fernando, me uno a la felicitación del grupo.
    Existe un término africano muy parecido al que nos expones,Ubuntu, supongo que le sonará a más de uno.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Ubuntu_(Sud%C3%A1frica)
    Miguel del Valle

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo !!!!!!!. Si bien es verdad que los exámenes o las medidas de presión que ellos nos ejercen no nos gustan nada, si que debemos reconocer que nos ayudan a subir unos cuantos peldaños, en la escalera del aprendizaje, en un solo salto. El viernes se vió claramente que todos los examinados habían pegado un gran salto hacia la mejora del propio Aikido, lo cual ayuda al grupo a avanzar en conjunto. Enhorabuena a tod@s !!!!!!!
    Miguel Ángel Tárrega

    ResponderEliminar
  3. Para glosar la impresión que me ha producido el instructivo artículo, y parafraseando al famoso anuncio del se podrá decir más alto pero no más claro, el Jita Kyoei es el motor y TÚ eres la gasolina.
    Dicho queda.
    Tomás

    ResponderEliminar
  4. A mi no me gusta nada los exámenes porque me los se pero me pongo muy nerviosa y creo que se me olvida todo. También ,motivan para prepararse mejor y estudiar, en fin que puedo decir yo que estoy casi todos los días con exámenes.
    El viernes pasado fue una sensación nueva para mi ya que los exámenes del colegio no se parecen en nada y más que un examen fue compartir durante unas pocas horas los conocimientos del Aikido que tenemos. Muchos saludos y felicitar el articulo aunque algunas cosas se me escapan.
    María

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el artículo. Desde el punto de vista del examinado, me encantó porque fue por un lado una excusa para escaparme y compartir más horas de aikido con los amigos. Por otro lado, también me di cuenta de las múltiples lagunas y muchísimas cosas a mejorar, con lo que es un punto y seguido para seguir trabajando.
    En cuanto a la actitud, además del ambiente relajado que es normal que haya, la colaboración es fundamental, sobre todo cuando se entiende que no hay competitividad alguna: todos queremos mejorar y que el grupo mejore.
    Un abrazo,
    Miguel

    ResponderEliminar
  6. Sin duda los exámenes tienen más ventajas que inconvenientes porque sirven para esforzarnos y darnos cuenta de por donde vamos, y eso es lo importante. Me ha gustado mucho leer el artículo, sobre todo porque nos orienta sobre como mejorar.
    Mariajosé

    ResponderEliminar

Si piensas que tienes algo que decir al respecto no dudes en usar los comentarios. Tu opinión, siempre que sea respetuosa, es bienvenida.