jueves, 19 de julio de 2012

Cosas del camino (II)

Hoy dedicaré un ratito a comentar algo sobre shisei. La razón es que es un aspecto que me parece muy interesante y que abarca mucho más de lo que parece. Digo esto porque hace unos días descubrí un blog que me gustó bastante, takemusu.org, y dedicaba un par de entradas a este tema (una a las piernas y otra a los brazos), no obstante tan sólo se centraba en el aspecto externo y se olvidaba de algo tan importante, a mi juicio, como que un buen shisei es el reflejo de un estado interno.
Según uno de mis autores preferidos, Pascal Krieger, se trata de un concepto especialmente importante ligado a las disciplinas marciales (y no marciales, añado yo) japonesas y que suele ser un poco difícil de adquirir para los occidentales. Parte de esta dificultad se debe a la estructura diferente del cuerpo que parecen tener los asiáticos (hombros más bajos) y su mayor familiaridad con la utilización de las caderas (a diferencia de los occidentales que están más cómodos con el uso del tren superior). Resumiendo mucho, ya que tenéis a vuestra disposición la lectura completa (una vez más os la recomiendo), esta postura se caracteriza por mantener la espalda erguida y asentar firmemente los pies en el suelo. Esto permitiría respirar con naturalidad y realizar los movimientos más rápidamente. Afortunadamente durante sus reflexiones sobre este tema comenta que prefiere alentar a los practicantes a encontrar su propia postura, sin que esto suponga renunciar a la mejora de la actitud corporal.
No os pasará inadvertido que todo lo mencionado se refiere a la vertiente física del tema, pero curiosamente termina comentando lo siguiente (copio textualmente):
"Existe otro aspecto de la noción de Shisei que es al menos tan importante como la anterior: la actitud mental. Esta postura interna refleja dignidad, honradez y respeto. Se traduce en un comportamiento que no tolera la rudeza, gestos fuera de lugar o trucos. La dignidad en las situaciones difíciles, así como en las alegres, refleja tanto Shisei como una postura física impecable. Es difícil decir que los dos aspectos se influyen, pero es cierto que un Shisei perfecto sólo puede ser alcanzado cuando ambas actitudes, exterior e interior, están en perfecta armonía."
Abundando más sobre el tema, Tamura Shihan aclara que comúnmente se traduce por posición, actitud, postura o pose. Pero en una explicación más detallada (esta es la parte que me gusta especialmente) comenta que el primer ideograma, Sugata o shi, hace referencia a la forma, la figura o el talle, mientras que el segundo, Ikio o sei, expresa la fuerza, el vigor y la vitalidad. Por tanto, Shishei abarcaría esos dos aspectos, el externo (un buen estilo o una buena postura) y el interno (más difícil de ver, pero que está presente y es constatable).
Como podréis comprobar en el título se trata de la continuación de un artículo relacionado con el libro que me estoy leyendo en la actualidad: "The Japanese Way of the Artist" (H.E. Davey). La idea que persigo con esta serie es compartir algunas de las  reflexiones que me hago durante su lectura. Quizás os parezca extraño que aclare esto a estas alturas de la entrada, pero aunque sea el estímulo para escribir el artículo quería dejarlo para el final por encontrar muy sugestivas ciertas afirmaciones que realiza. Tengo que comentar que me agradó mucho comprobar que desde el principio deja claro que nuestra postura es reflejo de nuestro estado mental y que cuando nuestra mente es inamovible (fudoshin) el cuerpo es sumamente estable (fudotai) y la postura, como consecuencia, también es natural y relajada. Más adelante comenta que aunque la postura depende del Do que se practique, pero aun así hay ciertos puntos interesantes, comunes a todas las vías, que os traduzco:
"En general, todos los Do persiguen la unidad con la naturaleza y se esfuerzan para manifestar naturalidad. Esta naturalidad es a menudo calificada como shizentai o "postura natural". [...] Tal postura está en armonía con ella misma y con la naturaleza: tanto en reposo como en movimiento, cada parte del cuerpo funciona para dar soporte a las demás. En particular, el hara, como sección media del cuerpo, unifica la acción de las mitades superior e inferior del cuerpo, las cuales, con el fin de conseguir la armonía, deben trabajar conjuntamente.
[...]
Una postura natural y estable es relajada, vertical y alineada. Esta postura es esencial en la vida diaria y debe ser mantenida en el Do.  [...] Aunque seiza es difícil de adoptar al principio para algunas personas, es efectivo para centrar el peso delante y debajo en el interior del hara. Piense en este punto como un centro natural en el abdomen inferior que se corresponde con el centro de equilibrio y gravedad.
El shisei correcto es una postura unificada, la mente y el cuerpo trabajan juntos, las secciones superior e inferior del cuerpo están alineadas y cada parte del cuerpo trabaja con cualquier otra. Esta es la postura de unificación y puede ser tan beneficiosa en la vida diaria como en las vías."
De todo esto que os cuento, quizás lo que más me atraiga de este tema es que se trata de una noción muy exportable a la vida diaria. Además pienso que es una de las cosas que se va desarrollando inadvertidamente con un práctica bien orientada y que es de esas recompensas que tiene el aikido (y otras vías) que no son nada evidentes, sobre todo para uno mismo.
Para finalizar os diré que soy consciente que voy dejando cabos sueltos (fudoshin, fudotai, sei to do, ...) en cada entrada, si me decís cuales os interesa que ate antes, no tendré mayor inconveniente en hacerlo según mis posibilidades.
Saludos y esas cosas ;)

2 comentarios:

  1. La frase "nuestra postura es reflejo de nuestro estado mental" es muy interesante y encierra mucho dentro de si misma...gracias :-))

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo con Isabel. Ahora a ponerla en práctica.

    ResponderEliminar

Si piensas que tienes algo que decir al respecto no dudes en usar los comentarios. Tu opinión, siempre que sea respetuosa, es bienvenida.