martes, 24 de julio de 2007

Curiosidades Búlgaras

Escrito por Fernando Gómez.
En este articulillo os comentamos algunas curiosidades que nos chocaron mucho de este país ...

Bulgaria y el cirílico.

Posiblemente lo primero que te llama la atención cuando llegas a Bulgaria es el ver todas las indicaciones en perfecto búlgaro, con su alfabeto cirílico y todo. Cuando le preguntamos a Dani que cómo se leian las palabras que tenían números en medio, nos dijo que eso no podía ser, que las letras eran letras. En ese momento se cruzó en nuestro camino la palabra mágica del viaje: "N3BO3BA", y le volvimos a preguntar que cómo se decía eso. Dani, con su habitual tranquilidad dijo que era la "Z" y que se decía "IZVOZVA". Por cierto es una palabra que deja perplejos a los lugareños cuando se la oyen decir a un español.
Con esta peculiaridad, tuvimos entretenimiento para todo el viaje. Como niños pequeños que aprenden a leer, nos dedicamos como posesos a leer todos los carteles que iban apareciendo. Hay que reconocer que al final de la estancia estábamos hechos unos monstruos leyendo, pero como decía Miguel, "Muy bien, ya lo leo, pero ¿Qué coño significa?" Por cierto, "N3BO3BA" significa "Suministros" (o eso dice Dani), así que ya podéis haceros una idea de la cara de los búlgaros cuando nos oían gritar "N3BO3BA" ante cualquier situación.




"Da" y "Ne".
En la minuciosa investigación del país que hicimos (bueno, que hizo Raquel) previa al viaje leímos una curiosidad que nos resultó muy llamativa. Se supone que los búlgaros cuando quieren decir "Sí" dicen "Da" y cuando quieren decir "No" dicen "Ne". Hasta ahí todo en orden.
El cachondeo viene cuando interviene el lenguaje no verbal, para explicarme mejor os diré que cuando dicen "Da" lo acompañan de un amplio movimiento horizontal (↔) de la cabeza, equivalente a un "No" como la copa de un pino. Del mismo modo, cuando dicen "Ne" lo acompañan de un movimiento de la cabeza en sentido vertical (↑↓), vamos, lo que viene siendo un "Sí" en toda regla. Si a esto añadís lo poco expresivos que suelen ser por lo demás, tendréis una idea de la cantidad de equívocos (sin trascendencia) a la que dio lugar esta peculiar costubre. Quizás la más graciosa y relacionada con el aikido fue la del último día de práctica, cuando salio el niño que practicó con nosotros a hacer de uke y al preguntarle que si se fiaba de mi y que si estaba preparado para cualquier cosa dijo "Da" y negó (para nosotros) con la cabeza. Hay que decir que sólo los españoles lo entendimos mal.


La comida búlgara.
Ya nos había avisado Dani de lo bien que se comía en su país, y hay que reconocer que se quedó corto. No recuerdo otro viaje donde haya comido tanto y tan bien. Mención especial merecen sus quesos, ensaladas y yogurt, aunque para ser justo hay que decir que todo estaba buenísimo. Para que os hagáis idea de los precios os podemos decir que el día que más pagamos, incluyendo espectáculo de danzas y música tradicional búlgara (¡¡¡madre día que dedos tenía el violinista!!!), rondó los 8 eurazos por persona. De normal las cenas podían tener dos ensaladas, las patatas fritas con queso, una o dos fuentes de patatas cocinadas de diversas formas, embutidos y algo de carne. Todo regado con una buena "Zagorka" (marca de cerveza búlgara) de medio litro por barba y unos buenos helados de yogurt con miel de postre. Os dejamos algunas fotillos para que lo comprobéis.



Las carreteras.
La verdad es no se puede decir que no hubiera carreteras. Carreteras, lo que se dice carreteras, había. Ahora el estado de las mismas es otro tema. Os puedo asegurar que jamás he visto baches tan grandes. De hecho, creo que el simple llamarlo bache o socavón es quedarse corto. Os podemos asegurar que hemos visto "baches" en los que cabe perfectamente una furgoneta. Incluso hemos visto algunos baches sin poder a llegar a divisar su fondo.
También tuvimos la fortuna de recorrer en muchas ocasiones las carreteras de montaña cercanas a Gabrovo. Preciosas sus curvas y preciosa la naturaleza tan cercana al asfalto. De hecho también nos llevamos algo de naturaleza incrustada en los espejos. Como contamos más adelante hay algún video en el que podéis ver las carreteras.

Los conductores.
Audaces, despiertos, valerosos, osados, ... estos son algunos de los calificativos que se les podría aplicar a los conductores búlgaros. Eso sí, todos estos adjetivos llevados a su máxima expresión y llegando a rozar lo que podríamos denominar "locura" o "inconsciencia". Todos coincidíamos en que habíamos visto muchas "audacias - locuras" en las carreteras españolas, pero no tantas ni tan frecuentes como las que vimos allí. El comentario que mejor puede ilustrarlo es el que dijeron Tomás y Raquel: "Si es que los videos que graban los helicópteros de la DGT y que nos ponen como burradas en España, son tonterías en comparación con lo que se ve aquí."

La combinación de las dos anteriores.
Como podéis imaginaros la combinación de las carreteras búlgaras con sus osados conductores es explosiva. Afortunadamente no vimos ningún accidente, pero la posibilidad siempre estuvo presente. De hecho, tenemos un video que lo atestigua, y podéis verlo desde este enlace. Por cierto, que sepáis que no fueron las peores maniobras que presenciamos.



Las instalaciones.
He dudado mucho en poner este texto y las fotos que lo acompañan, pero al final me he decidido por dos razones. La primera es para resaltar la voluntad de los compañeros búlgaros, que pese a las circunstancias practican en esas condiciones. La segunda es para que valoremos lo que tenemos. Es decir, que al próximo que diga que sale el agua fría o que hay poca presión, le recordaré alguna cosita ... ;-)
Para que tengáis más datos os diré que practicamos en un polideportivo municipal (creo), dedicado a la gimnasia deportiva. También es bueno que sepáis que dichos compañeros hicieron un gran esfuerzo por conseguir estas instalaciones. Así que visto lo visto, no quiero imaginarme las condiciones en las que practican habitualmente.



De todos modos ya os hemos comentado que fue un auténtico placer compartir práctica con estos compañeros ... 

... del mismo modo que fue un placer viajar con estos "priyatels" ...

A medida que nos vayamos acordando de más cosas os iremos contando.
Espero que os haya gustado la otra crónica del viaje de Bulgaria, "¡Simpatiagas!".
Saludos.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Qué país tan "curioso"!!!
    Tomás

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, he trabajado allí durante 6 meses y es un país impresionante. Lo mejor, el yogurt, el vino y, sobre todo, su gente. Enhorabuena por el post, esto hará que la gente conozca las maravillas de este país y alrededores. Un saludo Priatelki!!!
    Rosiska

    ResponderEliminar

Si piensas que tienes algo que decir al respecto no dudes en usar los comentarios. Tu opinión, siempre que sea respetuosa, es bienvenida.